ganadores

¡Felicitaciones a nuestros ganadores 2020!

Conoce nuestros 5 ganadores del primer premio multilatino. 

Agrapp

En Colombia se inutiliza alrededor del 88% de la tierra productiva disponible, esto en gran parte gracias a los problemas financieros, en donde encontramos que en Colombia tenemos más de 6 millones de agricultores que son excluidos del sistema financiero tradicional, dejando una brecha de financiamiento de más de 140 billones de pesos, de hecho Finagro calcula que no alcanza a financiar más del 10% de los costos de producir y comercializar alimentos a nivel nacional. Por lo anterior brindar acceso a fuentes recurrentes y confiables de financiamiento a pequeños y medianos agricultores es un reto y una necesidad enorme, pero totalmente necesario para fomentar el desarrollo agricola del pais. El impacto puede ser tal que nosotros calculamos que si lograramos cubrir la brecha financiera en menos de un 7% lograríamos generar un impacto en el sector, el cual se vería reflejado en lograr duplicar el Producto interno bruto agrícola del país. Aprovechando así el potencial que tenemos como país. Agrapp asegura además del financiamiento del proyecto, que se realice un manejo idóneo de cada cultivo de principio a fin, iniciando por una estructura de proyecto robusta que cuenta con análisis de aguas y de suelo con el fin de generar un manejo óptimo y lograr certificaciones nacionales e internacionales, así mismo una asistencia técnica constante que nos asegure el mejor manejo fitosanitario y ambiental de cada Proyecto, dentro de dicho acompañamiento se incluyen conceptos de personal profesional como lo son ingenieros ambientales y biólogos buscando la conservación ambiental y de la flora y fauna de la zona, adaptando así las mejores prácticas y estándares a nivel mundial, lo cual se ve reflejado en el acceso a mejores mercados. Adicionalmente queremos fomentar la inclusión de género apoyando a emprendedores agrícolas donde el 42% de nuestros proyectos son liderados por mujeres, así como detener la migración de jóvenes a la ciudad mostrándole una nueva cara de la producción agrícola, donde la implementación de tecnología nueva genere nuevas fuentes de ingresos y así mismo empleo para las regiones. Por el otro lado, la falta de acceso a productos financieros que generen rentabilidades interesantes en el país es precaria, las opciones son muy limitadas y ninguna ofrece un componente de impacto social marcado y evidenciable, de hecho en Colombia actualmente invierten más de 1,5 millones de personas y entidades sus recursos en Fondos de Inversión Colectiva, bajo condiciones de rentabilidad bastantes bajas que oscilan entre el 4 al 8%.
Conocer más

Remote Beat

En Honduras el sistema de salud público tiene muchas carencias a nivel de personal, dispositivos médicos y tratamientos, tanto así que son muy pocos los hospitales regionales que cuenta con cardiólogos, obligando a la población que requiere de estos servicios a desplazarse hasta las ciudades de Tegucigalpa o San Pedro Sula, donde los cupos son escasos y las citas de seguimiento pueden postergarse por varios meses, ¿pero qué pasa con los pacientes que tienen cardiopatías y no presentan síntomas? La telemedicina presenta una oportunidad para facilitar el acceso a servicios especializados sin la necesidad de que las personas se desplacen en grandes distancias, logrando obtener respuestas mas rápidas, y lo mas importante, se pueden detectar cardiopatías asintomáticas. lo cual hace que si el paciente inicia el tratamiento a tiempo, puede lograr postergar las complicaciones de la enfermedad. Cabe mencionar que de 1.044 estudios que hicimos durante la implementación, el 25% presentaba anormalidades, lo cual refleja la importancia de este proyecto
Conocer más

Radial

La problemática actual de contaminación ambiental se ha convertido en un tema de interés internacional, y cada vez más países suman esfuerzos para combatir el evidente cambio climático. De acuerdo al Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC 2013) las causas del cambio climático se pueden dividir en naturales, las cuales son reguladas por los ciclos de la tierra; y antropogénicas, que refiere a las relacionadas con actividad humana, mismas que han incrementado de sobremanera la velocidad del calentamiento del planeta. Según información de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS 2018) en los últimos 40 años nos hemos acercado hacia un punto de inflección, en el que las acciones que realicemos los próximos años serán decisivas para estabilizar las condiciones que reduzcan el calentamiento de la tierra, o entrar en un estado invernadero irreversible. El problema de contaminación ambiental es evidente y en busca de dar solución a este panorama, cada vez más países y organizaciones buscan generar acciones para detener el cambio climático, es por esto, que los distintos países en latinoamérica, deben replantear los procesos en sus actividades económicas clave, que impactan de manera negativa al medio ambiente. Dos de estas actividades son la producción agrícola y la industria manufacturera, dentro de las cuales, los países latinoamericanos juega un papel muy importante a nivel internacional. Según datos de SAGARPA (2009) , solo en México, la producción de kilogramos de grano cultivado es proporcional a la producción residuo agroindustrial, por lo que la cantidad de dichos residuos de pajas, cereales, bagazos, entre otros, oscila en las 45 mil toneladas anuales. Esto representa un alto costo en esfuerzos para su gestión, por lo cual, muchos de los pequeños y grandes productores, optan por hacer quemas de estos residuos. Se sabe, que este tipo de prácticas son las responsables de cerca del 40% de CO2 (Kambis y J.S. Levine 1996) en el ambiente, generando emisiones de gases de efecto invernadero y una mala calidad del aire. Por otro lado, la industria manufacturera representa un porcentaje importante PIB de los países latinoamericanos, lo cual es de suma importancia para la economía, donde abundan las industrias que ensamblan, desarrollan y exportan gran cantidad de mercancías, conectando a México con países en todo el mundo. Para este tipo de exportaciones se utilizan materiales de embalaje que garanticen las características de los productos, para lo que en muchos casos se utiliza poliestireno expandido, conocido comúnmente como “UNICEL / TELGOPOR / ICOPOR”. Este material es altamente contaminante en su proceso de extracción, debido a su composición derivada del petróleo, transformación, por la gran cantidad de energía y emisiones generadas y desuso, y por su composicion 95% aire y 5% plástico su gestión como residuo sólido urbano (RSU), es complicado ya que abarca grandes volúmenes y es difícilmente reutilizable. A pesar de esto, solo en México, el consumo anual asciende a más de 100 mil toneladas (California Coastal Commission / Miriam Gordon 2006), y solamente existe una fábrica de reciclaje la cual cuenta con una capacidad del 0.00004% del unicel consumido (FOREMEX). El poliestireno expandido es un plástico derivado del petróleo. Durante su producción se utiliza calor y se generan emisiones de compuestos orgánicos volátiles (VOCs, por sus siglas en inglés), estos compuestos químicos tras una exposición prolongada pueden llevar a daños severos a la salud tales como afectaciones a la vista, sistema respiratorio, fatiga, mareo, daño renal, cáncer e incluso la muerte (EPA 1995). Al momento de su uso o aplicación en el empaque de alimentos, suelen filtrarse múltiples compuestos químicos carcinogénicos tales como el estireno y benceno, dañando el sistema nervioso, pulmones y órganos reproductivos del consumidor. En muchos países estos residuos son comúnmente quemados para generar calor o cocinar, exponiendo a las personas a emisiones tóxicas como furanos y dioxinas (UNEP 2018). Por otra parte el poliestireno, al fin de su vida útil, se fotodegrada, lo que significa que se degrada en pequeñas partículas a causa de la radiación solar. Debido a la fotodegradación y distintos mecanismos de transporte como el viento y el agua, estas pequeñas partículas de plástico terminan en ríos, lagos y mares, lo que nos da por resultado la ingesta de plástico en peces, aves y otros animales que al final son consumidos por el hombre (California Coastal Commission / Miriam Gordon 2006). A partir de esto, desarrollamos un sustituto de poliestireno expandido que cumple con las mismas características de desempeño, pero utiliza como materia prima residuos agroindustriales como pajas de cereales, aserrines, residuos de café, caña, sargazo, bagazos, entre otros, y que al ser transformados a partir del metabolismo de organismos vivos, es un material 100% biodegradable, capaz de brindar una solución ecológica para los insumos de las industrias exportadoras y manufactureras como material de empaque y embalaje amigable con el medio ambiente.
Conocer más

KITSMILE

Laura era una niña de 5 años con parálisis cerebral, vivía con su mamá y dos hermanos de 2 y 4 años. Laura permanecía todo el día acostada porque no podía levantarse sola de la cama, su cuerpo era rígido y le dolía cualquier movimiento, vivía lejos de la ciudad y su mamá no contaba con dinero para llevarla a las terapias que necesitaba ni con el conocimiento, por lo cual su condición empeoraba día a día. En Colombia hay alrededor de 300.000 niños con parálisis cerebral, de los cuales el 70% son niños como Laura, que por falta de oportunidad no pueden mejorar su calidad de vida, los gastos de su familia se triplican adicional sus cuidadoras son madres cabezas de familia, que deben renunciar a su trabajo para dedicarse al cuidado de los niños, lo cual generas las tasas de pobreza extrema más altas en nuestro país
Conocer más
Anterior
1
2
Siguiente